Visitar La Última Cena de Leonardo en Milán

La última cena de Leonardo DaVinci

Te cuento todo lo que debes saber para visitar una de las obras más famosas del mundo: La Última Cena de Leonardo Da Vinci: qué es, dónde está, cómo conseguir entradas, algunas curiosidades y un resumen histórico. ¡Completito¡ !Completito!

Guía Milán

Visitar La Última Cena en Milán

La Última Cena es una icónica obra pintada por Leonardo da Vinci entre 1494 y 1497 en el marco de la gran renovación de la iglesia de Santa Maria delle Grazie. La obra representa el instante en que Jesús anuncia a los apóstoles que sabe que uno de ellos le traicionará. Junto con la Monna Lisa del Louvre de París, es la obra más famosa del genio italiano. ¡Y sí! Como podrás comprobar, no es un cuadro. Se trata de una pintura mural realizada al temple: básicamente, Da Vinci la pintó en una pared, siguiendo la misma técnica utilizada en el lienzo, para poder hacer correcciones sobre la marcha.

La última cena, Leonardo DaVinci

Ver la Última Cena es una de las actividades más populares de Milán. Sin embargo, no es tan fácil como cabria esperar. La técnica utilizada por Leonardo, las condiciones ambientales desfavorables y sus diversas vicisitudes históricas han hecho que la obra maestra sea vulnerable y frágil. Por este motivo, el acceso a la pintura está muy controlado: solo se admiten entre 35 visitantes por sesión (prueba piloto en 2024, antes eran 25) y solo pueden permanecer en la zona de la pintura 15 minutos. Por este motivo, es imprescindible conseguir entradas con bastante antelación y por Internet (se agotan fácilmente, más, en temporada alta). No se pueden comprar en taquilla. A continuación te cuento como adquirir entradas anticipadas para el tour y dónde se encuentra la obra.



¿Dónde y cómo visitar La Última Cena?

El mural se encuentra en una sala del convento Santa Maria delle Grazie, en la plaza de nombre homónimo, muy cerca del centro de Milán. Para que te hagas una idea, son unos 20 minutos caminando desde la Plaza del Duomo. Si por algún motivo tienes que utilizar el transporte público, las estaciones de metro más cercanas son Conciliazione y S.Ambrogio. Si vienes en tranvía, el número 18 y el 24, para en Corso Magenta - Santa Maria delle Grazie.

Comprar entradas para ver la Última Cena

Las entradas para ver la Última Cena se ponen a la venta con aproximadamente 6 semanas o más de antelación. Así, por ejemplo, el 21 de junio, el museo pone a la venta las entradas para acceder entre el 1 de agosto y el 31 de octubre. Como el acceso es muy limitado, deberás comprar el "tour guiado" (lo llaman así) con suficiente margen de tiempo. Si no... ¡Tararí que te vi! Aquí te dejo el link donde adquirirlas. 👇

Entradas Última Cena Leonardo Da Vinci

Tour guiado de "La última cena" de Da Vinci

72€
5.158 opiniones

Deja que tu guía te lleve al antiguo refectorio de un monasterio centenario para que admires el mural de "La última cena" durante 15 min. Descubre la increíble historia de esta obra de arte. *Precio orientativo

ver disponibilidad

Las bolsas grandes (maletas), los alimentos y bebidas abiertos están estrictamente prohibidos dentro de la iglesia. Es mejor no llevarlos, pero hay taquillas que puedes utilizar para guardarlos si es necesario. No se puede grabar ni sacar fotos.


Santa María delle Grazie

Visitar la última cena, Milán

Es una de las iglesias más bellas de Italia. Fue construida en el siglo XV, inicialmente en estilo gótico tardío, y reconstruida en estilo renacentista a partir de 1492. Obviamente, lo más destacado de la iglesia es el mural de "La Última Cena" de Leonardo Da Vinci. La pintura ocupa toda la pared del fondo del refectorio; en los tres lunetos sobre el fresco, bajo la decoración de la bóveda (destruida en 1943), se encuentran los escudos de armas de las familias Sforza y Este. La entrada a lo que fue el refectorio del convento dominico se encuentra en la plaza frente a Santa Maria delle Grazie.

Sobre la última cena de Leonardo

Algo único de esta pintura es que parece como si Leonardo hubiera intentado comprender a fondo los sentimientos de los doce discípulos: cada uno presenta una expresión distinta cuando Jesús les anuncia que uno de ellos le va a traicionar. Uno en concreto, que hace referencia a San Pedro, lleva un cuchillo en la mano para reflejar la rabia de la noticia. Otros, hablan entre ellos con asombro.

Sabemos cuál es cada uno de los discípulos porque en sus bocetos, Leonardo los identificó. Trabajó detalladamente en la composición de sus rostros, consiguiendo darles un aspecto único a cada uno. No obstante, la figura que aparece a la derecha de Cristo tiene rasgos muy femeninos y muchas personas opinan que se trata de María Magdalena y no del apóstol Juan. ¿No te gustaría saber qué pensarías tú después de verla?

Debes saber que la Última Cena de Da Vinci no es lo único que puede apreciarse en esta capilla. Enfrente del mural, se encuentra "La Gran Crucifixión" de Giovanni Donato da Montorfano, conocida como la otra obra del Cenáculo.

¿Vale la pena visitar la Última Cena?

Pues como todo en el mundo... depende. Es cierto que el precio del tour no es precisamente barato. Pero si te gusta el arte y la historia, es una experiencia indescriptible. No hay nada comparable en pasar un rato viendo una obra maestra de este calibre. No obstante, si el arte no es lo tuyo, es algo que puedes pasar por alto. Bajo mi punto de vista, en Milán hay otros lugares que sí o sí debes visitar. Una pista: la Catedral de Milán y la Galleria Vittorio Emanuele II.



Breve historia sobre la Última Cena

Un gran logro de los dominicos fue conseguir que dos impresionantes artistas de la época dejaran su huella decorando su templo: Leonardo da Vinci y Donato Montorfano. Esto fue posible por la intercesión del duque de Milán, Ludovico Sforza (sí, uno de los dueños del Castillo Sforzesco) quien esperaba convertir el templo en el mausoleo de su familia. Aunque no logró su cometido, sí consiguió que durante siglos pudiéramos disfrutar del buen hacer de estos dos artistas.

Leonardo DaVinci, obras en Milán

Resulta llamativo saber que Da Vinci no cobró ni un céntimo por su trabajo, lo hizo por pura vocación artística. La pintura mide 460 x 880 cm y ha sido desarrollada con témpera y óleo, sobre una base de yeso; algo novedoso para una época en la que todas las pinturas solían hacerse con la técnica de los frescos.

Pero el paso del tiempo no solamente marca su huella en la vida animada, también los objetos lo sufren. Durante la guerra, Napoleón y sus tropas realizaron prácticas de tiro contra el muro, y los bombardeos de 1943 derrumbaron el techo de la capilla y la pintura quedó a la intemperie durante un buen tiempo.

La pintura siempre ha estado en un precario estado de conservación, e incluso el propio Leonardo, cuando terminó la obra, declaró que esta sufría por la humedad del suelo sobre el que se levantaba el edificio. Desde que se terminó, no ha dejado de deteriorarse, principalmente a causa de la nueva técnica pictórica utilizada por Leonardo a modo de experimento. En la segunda mitad de la década de 1990 se completó un complejo y radical procedimiento de restauración para que esta maravillosa obra pueda ser contemplada de nuevo por el público.

El trabajo de los restauradores fue decisivo, y ahora, después de muchos años de delicado trabajo, se ha conseguido recuperar gran parte del original.


Nuestra selección invierno 2024
Los mejores de Milán
Albergue
Ostello Bello

Hostal perfecto para turistas jóvenes. Situado muy cerca del Duomo, en pleno centro de Milán. Precio correcto.

Ver más
Nuestra Selección Milán 2024
Hotel
Hotel Gran Duca Di York

Hotel con una ubicación muy céntrica, cómodo y un servicio excelente. Ideal para hacer turismo y descansar bien.

Ver más
Nuestras recomendaciones Milan
Hotel
Château Monfort

Si buscas algo exclusivo y refinado, esta puede ser una excelente opción. Bien situado y de nivel premium.

Ver más