Visitar la Estación Central de Milán

Una de las cosas más bonitas de las ciudades son sus estaciones. Posiblemente podríamos percibir el alma de una ciudad con tan solo pisar estos lugares. En ellos las despedidas y bienvenidas llenan el aire de ternura y de calidez.

La Estación Central de trenes de Milán

Quizás es en esos lugares donde se define la sensibilidad de cada ciudad, como si allí no fueran posible las hipocresías: en nuestras pérdidas somos conscientes nuestra mortalidad y no podemos fingir.

En Milán esto lo vives a pleno en su estación central. ¡Un lugar que no puedes perderte! Se trata de una de las estaciones más grandes y antiguas de Europa; una microciudad dentro de la capital italiana. Allí llegan trenes de todos los puntos del país y de otros países.

Fusión de estilos en una estructura enorme

Visitar la estación central de Milán

Esta terminal ferroviaria fue inaugurada en 1931 y reemplazó a la ya existente estación que había sido construida en 1864, cuando el tráfico de pasajeros comenzó a superar las capacidades de la misma.

La nueva estación fue diseñada por Ulisse Stacchini, tomando el modelo en la Union Station de Washington. Pese a que esta nueva terminal comenzó a construirse en 1906, no se concluyó hasta 1931 a causa de la crisis económica que todo el país debió enfrentar durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante la dictadura de Benito Mussolini el diseño de la estación cambió bruscamente, volviéndose más ampulosa. El dictador ordenó que así fuera para que representara el poder del régimen fascista; así durante mucho tiempo este edificio fue la iconización clara de esta ideología.

Es importante señalar que esta estación tiene una altura de 72 metros acabada en una cúpula de acero macizo imponente, 24 plataformas en un área de 66,500 m². 330.000 pasajeros utilizan esta estación a diario, lo que contabilizaría un total de alrededor de 120 millones por año.

Debido a este largo proceso de fabricación este lugar no tiene un estilo arquitectónico definido; entre los estilos más firmes se encuentran el Art Nouveau y el Art Deco.

A nivel arquitectónico lo más destacable de este edificio es,como ya lo hemos dicho, su inmensa cúpula hecha con acero macizo y techo de cristal, y las paredes con paneles de azulejos.


Ubicación - ¿Cómo llegar?

Estación Central Milán

Italia es un país líder en estaciones ferroviarias. Tal es así que cuenta con las dos terminales más monstruosas de Europa: la de Roma-Termini, en primer lugar y la de Milán.

Esta estación se encuentra muy cerca del centro de Milán; más precisamente en la Piazza Luigi di Savoia. Para llegar hasta allí puedes hacerlo a través de diferentes medios de transporte. En metro: líneas M2 (verde) y M3 (amarilla), Centrale F.S. En tranvía: líneas 2, 5, 9 y 33. En autobús: líneas 42, 60, 82, 90, 91 y 92. En trolebús: líneas 90/91 y 92. Si quieres llegar desde el aeropuerto debes saber que existe un transporte privado que va desde esta estación hasta los aeropuertos de Malpensa, Linate y Orio al Serio.

Cabe mencionar que cerca de esta esta estación se encuentran lugares de visita imprescindible en Milán como la Galería de Arte Moderno de Milán, el Cementerio Monumental de Milán, la Pinacoteca di Brera y el Museo Poldi Pezzoli.

Las estaciones son lugares donde se puede apreciar el alma de la ciudad, así que si te acercas a esta terminal podrás beber la esencia del alma de Milán y llevarte un grato recuerdo de este precioso lugar.


Más lugares que visitar en Milán

Aquí tienes algunos de los lugares más interesantes que visitar en Milán.