Información y datos de interés

Italia es un país único, de una belleza sin igual, con un idioma que emana musicalidad y que genera una espontánea alegría en quienes tienen el placer de oírlo. En esta sección de datos de interés e información general vamos a repasar algunas de las cosas que hay que tener en cuenta al preparar un viaje a Milán.

Información turística Milán

Dentro de este pequeño territorio de forma no menos peculiar, cada una de sus ciudades ha sabido despertar un interés particular en los turistas; y Milán no es la excepción. Se trata de la perfecta unión de historia y actualidad, de un legado artístico admirado en todas partes del mundo que se conjuga con la modernidad de una manera poco usual.

Preparaciones previas al viaje a Milán

Viajar a Italia no requiere de grandes hazañas en lo que a papeleo se refiere. En primer lugar, los miembros de la Unión Europea no suelen encontrar barreras a la hora de viajar de un país a otro, y la relación entre España e Italia es especialmente buena en este sentido: para esta aventura basta con tener un pasaporte español en vigencia.

Con respecto al idioma, cabe mencionar que no se deben subestimar las diferencias entre el español y el italiano, ya que este último supera ampliamente al primero en complejidad y variedad gramatical; es siempre recomendable contar con una base sólida para evitar malos entendidos y horas de caminatas innecesarias para llegar de un punto a otro. Los italianos suelen ser personas muy amables y siempre dispuestas a ayudar con una sonrisa, pero si estás perdido en medio de la ciudad a pleno mediodía, cargando 40 kg de equipaje y con el cansancio típico del vuelo, la simpatía no resolverá tus inquietudes.


Enchufes y voltaje

Llevar tus electrodomésticos y ordenadores portátiles a Italia no debería acarrear ningún tipo de recaudo para adaptarlos a las características de su suministro eléctrico, ya que los enchufes utilizados en España son perfectamente compatibles con los italianos (aunque no ocurre lo mismo en sentido inverso), y las diferencias en el voltaje son mínimas. Si durante tu estadía decides comprar algún aparato, puedes necesitar un adaptador una vez que regreses, ya que uno de los conectores italianos (tipo L) tiene una tercera pata, justo en medio de las dos que se utilizan aquí.


Horarios comerciales

Los horarios de las tiendas milanesas son similares a los españoles, con ciertas excepciones en las zonas más alejadas del centro. Tradicionalmente, los comercios italianos cierran sus puertas al mediodía y continúan con su actividad por la tarde; los lunes, por otro lado, el funcionamiento se limita al horario vespertino. Pero esto no ocurre muy a menudo en las grandes ciudades: tanto los supermercados como los centros comerciales más importantes permanecen abiertos a lo largo de todo el día, desde las 9 hasta las 21 o 22, de lunes a sábado, aunque algunos extienden sus servicios al domingo.

El centro de Milán se mantiene en constante movimiento, y la densidad de sus tiendas en combinación con la excepcional calidad de sus productos textiles resultan muy eficaces para el comercio. La gente italiana viste bien; eso es un hecho. Cada país tiene sus puntos fuertes, y la cuna de la ópera no necesita consejos a la hora de escoger prendas, zapatos o gafas de sol. Es una energía que desprenden, la innegable armonía de su estilo, que hacen de la ropa italiana un capricho obligatorio.



La moneda y los precios

La vida en Milán es más cara que en ciudades como Madrid o Barcelona, pero la diferencia no es abismal. Los precios del sector gastronómico son más elevados, pero la proporción es mayor en los alquileres. Se trata de una característica que no afecta a los lugareños, dado que existe un balance entre los salarios y el coste de vida, pero si viajas desde España es recomendable que busques minimizar los gastos inmobiliarios, ya que Milán es una ciudad relativamente pequeña y está muy bien comunicada por un completo servicio de transporte público, por lo cual no es necesario parar cerca del centro.


El clima milanés

Las estaciones del año se diferencian claramente en Milán: inviernos nevados, primaveras coloridas, otoños sepias y veranos calurosos. Si bien se trata de una ciudad sin mar, los inmensos y acogedores parques milaneses, con sus preciosos caminos y sus lagos, son el destino ideal de quien desee pasar allí el verano o la primavera. Durante las épocas más frías, la ciudad se tiñe de luces y su encanto cobra otros matices, invitando a recorrer sus calles, a admirar su famosa catedral, a sorber un rico café mientras el paisaje se prepara para recibir la navidad.

Hemos preparado una sección especial con información climatológica de y la mejor época del año para viajar a Milán según las estaciones del año.



Salud y asistencia sanitaria

Cualquier persona que entra en Italia tiene asegurado el derecho a la asistencia sanitaria por parte del Servicio Sanitario Nacional. El único requisito es solicitar la tarjeta sanitaria en una oficina de la Seguridad Social, lo cual garantiza la atención gratuita de urgencias y consultas generales. En casos específicos, los honorarios de un especialista comienzan en 30 euros, a lo cual se debe sumar el coste de ciertos procedimientos necesarios para el diagnóstico.

De todos modos siempre que se viaja (sea dónde sea tu destino) es importante contratar un seguro de viaje o asegurarnos de que tenemos uno (muchos seguros de hogar cubren este tipo de viajes por Europa).

El horario de las farmacias es similar al del resto de los comercios y, al igual que en España, existen turnos de guardia.


Más lugares que visitar en Milán

Aquí tienes algunos de los lugares más interesantes que visitar en Milán.